Blogia
CIUDADAN@S CABREAD@S, denunciando al sistema.

¿ESTÁ LA XUNTA DE GALICIA PAGANDO FAVORES?

El hermano de un consejero también cobró de las polémicas ayudas culturales de la Xunta
JOSE LUIS JIMÉNEZ

SANTIAGO. La Consejería de Cultura de la Xunta de Galicia, controlada por la nacionalista Anxela Bugallo, también favoreció a la empresa del hermano del responsable de Industria, su correligionario Fernando Blanco, en el marco del polémico programa «A Cultura Circula», en el que tuvieron igualmente cabida buena parte de los integrantes de los colectivos Nunca Máis y Burla Negra.
El hermano del conselleiro, José Manuel Blanco Álvarez, a través de su empresa Nalgures S.L. -en la que figura como administrador único y máximo accionista- recibió contratos por valor de 186.910 euros -más de treinta millones de pesetas- apenas unos días después de que fuese legalmente constituida, según la documentación a cuyo contenido ha tenido acceso este periódico. En concreto, Nalgures S. L. se constituye en Lugo el 17 de abril de 2006, con el objetivo social de «la constitución, organización y gestión de un conjunto musical, para actuaciones en toda clase de espectáculos», entre otras actividades. El programa «A Cultura Circula» se presentó en Santiago el 5 de abril de 2006, comenzando sus actos el 29 de ese mismo mes.

Contradicciones

En un primer momento, el departamento de Cultura del Ejecutivo autonómico gallego reconoció en una respuesta parlamentaria con fecha de 13 de julio de 2006 la existencia de relación contractual con Nalgures S. L., si bien no especificaba en aquel momento la cuantía de la operación.

Sin embargo, cinco meses después, el 4 de diciembre, en otra respuesta parlamentaria, el secretario general de la Consejería de Cultura, Carlos Amoedo, aseguró textualmente que «no existe la documentación solicitada dado que no se ha realizado ningún expediente de contratación con la empresa Nalgures Produccións S.L.». Apenas un mes más tarde, Cultura aclaró las contradicciones al admitir, en una tercera respuesta parlamentaria con fecha de 22 de enero de 2007, que efectivamente existía vinculación con la empresa del hermano del consejero de Industria, cuantificada en 186.919 euros.

Un portavoz de la Consejería de Industria de la Xunta aclaró a ABC que José Manuel Blanco «no factura con nosotros», y añadió que «no vamos a valorar contrataciones realizadas por otros departamentos». No obstante, estas fuentes precisaron que Blanco «es un empresario que lleva años en el sector trabajando para todos los partidos».

Relación con Nunca Máis

José Manuel Blanco estuvo plenamente implicado en las actividades desarrolladas en su momento por la cuestionada plataforma Nunca Máis. Otra de sus empresas, «Loquilandia S. L.», en la que también figura como administrador único, colaboró con la Carpa Voluntaria de Burla Negra, tal y como este colectivo reconoce en su propia página web.

No es el único caso de vinculación contractual entre la Consejería de Cultura que dirige la nacionalista Anxela Bugallo y los protagonistas de la autodenominada «campaña de defenestración del gobierno de Manuel Fraga» en la pasada legislatura. Entre otros, destaca el caso de Enrique Otero Suárez, director de uno de los cortometrajes del documental «Hai que Botalos», difundido en 2005 como parte de las acciones desarrolladas contra el Ejecutivo autonómico del PP. El artista fue contratado el 22 de junio de 2006 por el procedimiento negociado sin publicidad «para la creación y realización de una serie de documentales sobre Galicia para el proyecto «A Cultura Circula»».

Curiosamente, el referido programa cultural finalizó sus actividades el 4 de junio, dos semanas antes de que Otero Suárez fuera contratado. En este sentido, la propuesta de adjudicación fue firmada por el director general de Creación y Difusión Cultural, Luis Bará, el 16 de junio de 2006, también después de que hubiera finalizado «A Cultura Circula». En su escrito, Bará justifica la utilización de un contrato negociado sin publicidad, y exento por tanto de la consulta a tres empresas, habitual en la administración autonómica, aduciendo que «se considera» a Otero Suárez «la única figura que puede realizar una actividad artística tan compleja, puesto que es músico, compositor, guinista y realizador».

Disparidad económica

No es el único elemento cuestionable de la operación. En una respuesta parlamentaria a cuyo contenido ha tenido acceso ABC, la Consejería de Cultura de Anxela Bugallo reconoce la existencia de dos dos pagos a Control Z, la empresa de Otero Suárez. Se trata de 9.380 euros por el «diseño y producción audiovisual en TVG» y una cantidad exactamente igual por «trabajos específicos de carácter parcial», sin más especificaciones.

Sin embargo, este periódico ha podido comprobar documentalmente la existencia de un tercer pago, no declarado por el departamento de Cultura del Ejecutivo autónomico en su respuesta parlamentaria. Se trata de los 118.836 euros facturados el 3 de julio de 2006 por Control Z por la realización de un «documental de autor» para el programa «A Cultura Circula», autorizado por la interventora delegada de la Xunta, Mª Araceli Vázquez San Luis, el día 13 de ese mismo mes.

MIGUEL MUÑIZ
La consejera de Cultura canta el himno gallego junto al líder de su partido, Anxo Quintana
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres