Blogia
CIUDADAN@S CABREAD@S, denunciando al sistema.

OPINIÓN

Memoria y desmemoria de la transición

 

Daniel Lebrato

MEMORIA Y DESMEMORIA DE LA TRANSICIÓN
LAS DOS ESPAÑAS

Leo en Luis García Montero que “Antonio Machado no escribió sus famosos versos (una de las dos Españas / ha de helarte el corazón) para referirse a la derecha y a la izquierda, sino a los turnos de los partidos de la Restauración, a las dos Españas monárquicas de los conservadores y liberales”. Anoto al margen: se non è vero è ben trovato, está bien hallado: la teoría de las dos Españas, tan útil cuando ansiábamos una España distinta, mesiánica, con el tiempo y la democracia se ha vuelto una idea más peligrosa que un alacrán en un zapato.

Dos Españas como dos madres ante el juicio de Salomón: una tendría mucho que ganar con que hubiera otra a quien echarle la culpa. Entre la negra y la blanca, entre la azul y la roja, entre el clavel y la espada, se ha ido enredando (enredandó como en el muro la hiedrá) un rey que se postula para arbitrar y poner paz entre las dos Españas, y que nos dejó tirados la larga noche del 23-F mientras su majestad dudaba entre Constitución o generales golpistas.

La teoría de las dos Españas alimenta el tópico nacional. Tópico es: Psoe y Pp, todos los políticos sois iguales; condenar lo que sea, venga de donde venga; y equiparar del tirón todos los ismos de nuestro pasado reciente: nazismo, estalinismo o castrismo. Este centrismo coloca al topicante demócrata en el justo medio, donde le han dicho que está la virtud, y queda él, tan majo y tan buenón, que te dan ganas de comértelo a besos.

Habría que decir al buenón de turno que las atrocidades de la historia moderna (postnapoleónica) echan raíz en los ejércitos y en las patrias, en Estados buenos y enemigos malos a quienes, respetando Convención de Ginebra y Derechos Humanos, se puede exterminar; que los campos nazis y estalinistas deberían llevar al horrorizado a militar en las ideas y que, para ser coherente, tendría que estar en contra de cárceles y sistemas de privación de libertad, alérgico a las ferreterías que venden alambres de espino, y en contra de la guerra como método para resolver conflictos entre naciones o pueblos.

Habría que decirle que, si hay dos Españas, una lleva siglos haciendo historia; otra, tal vez ha levantado el puño o preguntado si se puede. Por otra España entiendo la de los santos inocentes: servil, mal educada, mal vestida, inculta, lujuriosa, medio deforme y faltita de todo. Lo que nadie podrá decir es que esa España de santos inocentes ha traído la crisis o nos ha llevado a Afganistán. Hay una clase que no ha podido hacer mal la historia, porque no la ha protagonizado. Medirse con otros machos de taberna, sí lo han hecho: es parte de una intrahistoria que incluye el fanatismo por el fútbol o por las tías buenas y maltratar a la que llaman la parienta. El espejo de esta España inferior es aquella otra que ora y embiste cuando se digna usar de la cabeza.

Cuando nuestro buenón se digna y pontifica sobre las dos Españas de república y guerra civil (sintagma precocinado), el buenón se está comiendo la demografía de cada bando, sus razones para la paz y para la guerra y el futuro que hubiera traído la victoria de una u otra España. La quema de iglesias, los abusos, fusilamientos y violaciones en el lado republicano, sólo se metabolizan en un pensamiento superior y militante. Lo que no cuadra es tan buena vista para ver de lejos las viejas fechorías y tan poca vista para no ver el mapa de los horrores de ahora mismo. Supongamos las minas antipersona made in Spain.


 

Una historia que es memoria

La llamada transición española marcó el paso de la dictadura a la democracia y es resultado de una serie de reformas, acuerdos y pactos que tuvieron lugar entre diciembre de 1976 y diciembre de 1978. Protagonistas fueron, por parte progresista, la izquierda social-radical del Pce y la izquierda social-demócrata y liberal del Psoe; y, por parte conservadora, la extrema derecha de Manuel Fraga (Ap-Pp) y el centro derecha de la Ucd más los partidos moderados vasco y catalán, al fondo el rey Juan Carlos y la unidad de España, la bandera y el ejército. Hitos de la transición: Amnistía, Pactos de la Moncloa y Constitución.

Entre amnistías y pactos, quedó blindada la Constitución de 1978 que cerraba un régimen, el franquismo, y dejaba otro atado y bien atado: esta democracia. Pactos y Constitución marcaban la España que iba a ser pero también la que no iba a ser: no sería España republicana ni federal, algo que la Constitución dejaba a la posteridad a precios políticamente prohibitivos.

Además de un Gobierno homologable por países aliados, la clase política española se daba a sí misma una salida y una historia: una historia que fuera la Historia y una salida a personas concretas que pareciera una solución para todos.

La Historia se reescribió así: Tema República y Guerra Civil (de esta manera se asocia la Segunda República con tiros y disturbios desde el mismo momento de su proclamación en 1930). En 1936 lo que hubo fue el estallido de un conflicto latente entre las dos Españas, estallido que se veía venir y que la república atrajo como la torre al rayo. La guerra civil (llamémosla guerra cuanto antes) fue guerra y no golpe de Estado, para lo cual tienen ustedes que pasar por alto un día incómodo, el 16 de julio de 1936, y los días que precedieron y siguieron a aquella fecha. Tienen ustedes que pasar de puntillas por la ‘cuenta de la vieja’ de Franco y de sus compinches: el pronunciamiento, el baño de sangre, la toma del poder y el reparto del nuevo Estado. Todo eso habrá que reducirlo a un mal necesario, por ejemplo: es que la república iba fatal, es que la convivencia estaba muy deteriorada, era el giro comunista del Frente Popular. La cuestión será hacer olvidar que, comunista o no, el Frente Popular fue un Gobierno legítimo salido de una legítimas elecciones.

[Dicen que cada español aficionado al fútbol lleva dentro un seleccionador nacional y un once ideal con el que la selección ganaría todos los partidos. Aquí igual: frente al lenguaje secamente estadístico que preside la democracia, “quien gana, manda”, en la república tenía que mandar no quien había ganado (el Frente Popular), sino quienes tenían y tienen en la cabeza los ‘seleccionadores’ de la patria. La legitimidad democrática se la pasaron los golpistas por la culata como los demócratas se la pasan por las novelas de Javier Cercas.]

Una vez puesto a enfriar el pronunciamiento de Franco, la historiografía oficial fue aliñando otras fechas: la ‘guerra’ se habría iniciado en Asturias en octubre del 34, o el día que mataron a Calvo Sotelo, 13 de julio del 36, de modo que el uno de abril de 1939, último parte de guerra del general Franco, a su modo empezaba, si no la paz, la posguerra y, de la posguerra, a la reconciliación nacional y, de ahí, a la flamante Constitución.

No imaginaban que los derechos civiles, de personas tomadas de una en una, iban a sacar adelante una ley como la Ley de la Memoria Histórica.


 

Memoria que es historia

Si el golpe llegó a guerra civil no fue porque hubiera dos Españas sino porque la España golpista se vio sorprendida por la resistencia al golpe de la España pacífica, que fue la que hizo fracasar el pronunciamiento. En justicia universal, a los golpistas se les juzga por sus intenciones y por los golpes realmente dados a personas, familias o a instituciones. Si la guerra es el fracaso del golpismo y, a más guerra, más derramamiento de sangre, ¿a quién habría que juzgar con mayor motivo, a Franco o a Pinochet?, ¿al franquismo o la dictadura argentina?

La ley de amnistía (mejor: la amnesia) valía para gente como Santiago Carrillo (a quien la derecha reprochaba una matanza en Paracuellos del Jarama), como valía para culpables del régimen o de haber traído el régimen: golpistas y militares, funcionarios y particulares. Cuatro de las cinco partes firmantes del Pacto de la Moncloa, se dice pronto, tenían las manos manchadas de sangre (de verdad o de mala prensa): el Gobierno del Movimiento, la monarquía continuista, Fraga el de “la calle es mía” y Carrillo.

A aquella transición tan cortita, democráticamente hablando, le venía de perlas la doble presión de estar entre la espada del ejército golpista y la pared de los atentados de Eta. Y, la verdad, hubo un 28 de febrero de 1981. Hoy en 2010 el Gobierno promete la “salida policial” al terrorismo y ya no hay golpistas en el ejército. Si reconocemos las presiones de los poderes fácticos en el 75-81 y si justificamos lo injustificable en nombre del realismo político en aquellos años oscuros, ¿por qué en estos años claros se sigue santificando una Constitución conseguida bajo presiones, que es como decir bajo tortura? El caso más claro es la reforma de la ley electoral, que no costaría nada. Pues tampoco. Psoe y Pp se han dado cuenta de que el bipartidismo funciona, han descubierto que ellos son las dos Españas. Una cámara excesivamente fragmentada daría gobiernos inestables, dice el Psoe (no Izquierda Unida), y no parece oportuno cambiar la ley electoral. Como el Concordato con la Iglesia: “para otro día”.

Mientras la fábula de la modélica transición española corría entre nosotros y se hacía rosa con doña Letizia y libro de texto con la asignatura de ciudadanía, Argentina y Chile demostraban que no pasaba nada por sentar en el banquillo a golpistas y torturadores. Paralelamente, la disgregación de la antigua Unión Soviética no ha destrozado el mundo, sino dado independencia a países o naciones. (Ésa es otra que se ha comido el quinteto de la Moncloa: el derecho de autodeterminación de los pueblos. Ese derecho solucionaría pacíficamente la cuestión vasca o catalana, y haría más fácil el gran tema del que nadie quiere hablar: la descolonización de Ceuta y de Melilla, la puesta bajo control de España de Gibraltar, autónoma o federal, pero de España.)

Mundo al revés: juicios a Garzón y a la voluntad de Cataluña expresada en referéndum. Los demócratas que idolatran la Constitución responden que “en democracia”, y bajo “el imperio de la ley”, estamos a lo que dictaminen los jueces del Supremo y del Constitucional, que eligen los de siempre.

Ni tontos ni marxistas, querrán que digamos: amén.

 

Daniel Lebrato, 5 del 5 de 2010

MEMORIA Y DESMEMORIA DE LA TRANSICIÓN ESPAÑOLA
APÉNDICE DE FECHAS

1969 Franco nombra heredero al príncipe Juan Carlos

1975.20.11 muere Franco

1976.28.07 Concordato entre España y la Santa Sede

1976.30.07 primera ley de amnistía

1976.15.12 se aprueba en referéndum la Ley para la Reforma Política

1977.09.04 legalizado el PCE

1977.15.06 elecciones generales: gana la UCD de Adolfo Suárez

1977.15.10 segunda ley de amnistía

1977.25.10 Pactos de la Moncloa: firma del pacto económico, dos días después

1977.27.10 firma del pacto político, que Fraga no ve “oportuno ni efectivo”

1978.06.12 se aprueba en referéndum la Constitución, ratificada por las Cortes

1978.27.12 las Cortes aprueban la Constitución, que fija el Senado y la ley electoral

1979.01.03 elecciones generales: gana la UCD de Adolfo Suárez

1982.28.10 elecciones generales: gana el PSOE de Felipe González

2007.26.12 Ley de Memoria Histórica

Los pactos de la Moncloa en boletines oficiales

 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Tapadismo de ahora mismo

TAPADISMO DE AHORA MISMO

¿Por qué le llaman velo (islámico) cuando quieren decir tapadismo de género?

1. Velo pone en relación el velo islámico con un mundo de complementos (pañuelos, diademas) que en el Islam para la mujer no existe.

2. Aunque no estemos enganchados al mundo de la moda, en un mundo enganchado a la moda, el velo (islámico) podría entenderse como una opción más de moda, tocador o espejo, con prendas de poner y quitar libremente.

3. El velo (islámico) es parte de un sistema (signos codificados) de ropa y maneras de vestirse las mujeres: botones cerrados, el tapado en gimnasia y deportes, en playas y baños públicos, etc.

4. El velo (islámico) es parte de un sistema (signos codificados) de conductas tocantes a la vida amorosa y sexual de las mujeres: relaciones familiares y sociales, virginidad y casamiento.

5. La palabra tapadismo está libre y puede venir muy bien su uso para este fenómeno global que esconde o revela (según se mire) el velo (islámico). Tapadismo de género se basa, por simetría o similitud, en violencia de género, discriminación de g., integración de g., igualdad de g., etc.

6. En el Diccionario viene «tapada. (de tapar). Se decía de la mujer que se tapaba con el manto o el pañuelo para no ser conocida. tapadillo.2. m. desus. Acción de taparse la cara una mujer con el manto o el pañuelo para no ser conocida.» En América, tapadismo tiene que ver con la ocultación de intenciones o personas. Se usa en política.

7. Es curioso que la Academia da la tapada y el tapadillo en pasado y en desuso. Bueno sería que ahora por culpa de cuatro irresponsables manipulados por la Iglesia Católica tengamos que re-presentar (volver al presente) tan triste y castradora costumbre de tapar/taparse las mujeres.

 

MORAS Y CRISTIANAS

 daniel lebrato

-la estrategia del nudista-

El artículo insiste en el carácter estrictamente privado del hecho religioso y aboga por una discriminación positiva a favor del laicismo. Por la objeción de conciencia ante la expansión del islamismo, ante el judaísmo, ante la tan mal acostumbrada religión católica: esas misas oficiales con rey, alcalde o presidente, esos dineros públicos que van a cofradías y procesiones.

  • 1. Discriminación positiva del laicismo: que se cumpla el Artículo 16,2 de la Constitución, que nadie pueda ser obligado (ni por defecto ni por Ley de la Función Pública) a declarar sobre su ideología, religión o creencias.
  • 2. Laicismo: el malestar de la cultura y de la civilización consiste en matar al Padre y a sus profetas. La luz bella del "non serviam" también sirve.
  • 3. Peligro: ir a más las prepotencias religiosas. El Ramadán como la Semana Santa y, por Resurrección, la Fiesta del Cordero.
  • 4. Aunque pretendan igualar pañuelos con la femenina falda, el velo es un sistema de tapadores a tapadas, jerarquía y sometimiento, probablemente miedo. Y aunque soltera o viuda no tenga varón tapador, cualquier varón se siente con derecho a apedrearla en las lapidaciones.
  • 5. En la sociedad de la información, se modifican percepciones y conductas. No desprecien el efecto llamada: el marroquí con posibles, no un patera, cuando quiere emigrar elige muy bien dónde pone su bazar multiprecios.
  • 6. El sistema hiyab de burkas, shadores y pañuelos puede ser indiscutible en diplomacia o en turismo, gente que está de paso. Pero sí es discutible antes del censo o registro civil y antes de los plenos derechos de familias a las que como funcionario o particular yo tendría que servir.
  • 7. Como coeducador, coeducar a una alumna con pañuelo, y a su lado su hermano, sin pañuelo y tan fresco. Como profesor, mi libertad de enseñanza, sin herirme o herirla. Como tutor, qué decir a ese padre y a esa madre de la niña en tutoría.
  • 8. Prohibir no gusta ni están los tiempos para Esquilaches. Pero, libertad por libertad, frente a la libertad de usted ponerle el velo a su hija, yo debería tener la libertad de que a su hija le dé clase otra persona.
  • 9. El orgullo Islam nace antes del colegio y en institutos ya es tarde. Habría que perseguir la señalación de la mujer desde y en todas las instituciones, locales o servicios públicos. Estado, Autonomías, Ayuntamientos. El velo es la piedra de toque de la igualdad y coeducación en España.
  • 10. Quien dice velo dice kipá o solideo judío de varones que nos machacan que no somos como ellos el pueblo elegido. Quien dice velo dice dogma.
  • 11. El PSOE no ha tenido para enfrentarse al Papa y a la Conferencia Episcopal. Para disimular el paso atrás, Zapatero se ha marcado una fuga hacia delante. Con el apoyo interesado o temerario de grupos católicos, el partido gobernante ha alimentando el tránsito de una religión única y verdadera a religiones por cuotas. Con ustedes: las tres culturas.
  • 12. De LOCE a LOE (y tiro porque me toca), el belén ya no es Belén sino tradición; la tradición se hará pasar por democracia de tal manera que el antidemócrata, el intransigente, soy yo, que no quiero belenes en el aula ni en la Plaza Nueva. El islamismo será la minoría complementaria con la que tengo que dialogar. Con ustedes: la alianza de civilizaciones.
  • 13. La explicación de todo: Israel, la Guerra Fría y la política de bloques. Las potencias occidentales fomentaron y armaron contra la URSS a regímenes teocráticos y clericales que, desaparecida la Unión Soviética, se han vuelto contra el Imperio. Imanes y Bin Laden.
  • 14. Desprestigiado el socialismo marxista y laico, el Islam termina en esa paradoja entre purismo y revolución.
  • 15. Si esto es así en sus territorios doloridos, árabes o islamistas cuando emigran emigran cargados de reivindicación: orgullo Islam, patada en el culo de Occidente, que se lo tiene merecido por reservar a inmigrantes lo peor de los trabajos y ciudades, y por su apoyo a Israel.
  • 16. Inversamente, el renacer de la religión en la UE apesta a numerus clausus y a geriátrico: el cristianismo como definición de europeidad contra la marea inmigratoria que, según dicen, acabará con los valores de la vieja Europa.
  • 17. En España, las civilizaciones son el mundo árabe, y el mundo árabe es Marruecos, bereberes mal llamados árabes, moros o musulmanes.
  • 18. La alianza es coladero para que Marruecos aparque cuestiones coloniales. Para que la odiosa monarquía marroquí no ocupe islotes Perejiles, la salsarrosada monarquía española ha firmado la dejación.
  • 19. Con sus cantos de vida y de alianza, el Gobierno ha dejado solas a mujeres marroquíes luchadoras y a quienes allí luchan por los derechos civiles. Porca política a cambio de casi nada, ni de Ceuta y Melilla.
  • 20. Si las civilizaciones son religiones, el creyente occidental se ha civilizado con un cinismo que interpreta las Escrituras y conjuga perfectamente fe con buena vida. En el resto sobra fe, fanatismo, por falta de buena vida.
  • 21. Católicos y católicas han pasado de un Testamento feroz y machista a sociedades igualitarias, razonablemente laicas tras la separación de poderes y la separación de iglesias y Estado. Por aunar un cristianismo capitalista con un cristianismo jipi y evangélico, se pasa por alto a aquel Jesús intolerante contra los mercaderes en el templo.
  • 22. Quien presuma de cristianismo, recuerde que hace 622 años, los que lleva el Cristianismo al Islam, la Iglesia era tan bárbara como para mandar niños al potro de tortura y eran normales persecuciones, conversiones forzosas, expulsiones, guerras, genocidios y lapidaciones contra mujeres adúlteras.
  • 23. Seis siglos dan para que no haya aquí mujeres adúlteras en el sentido público de la palabra, sino relaciones como las religiones, privadas.
  • 24. Tan privada es la religión, que nuestros curas no visten de cura y las monjas conviven con el desnudo integral, propiciado por el machismo histórico, por la liberación de costumbres y movimientos homosexuales.
  • 25. Conquistado el desnudo, la guerra entre el cuerpo y la ropa, entre el vestido y el tapado y el espejo, sí que es un choque de culturas.
  • 26. Moda bisexual, dicen mujeres radicales islámicas, suponiendo que el tapado, no es religioso sino cultural, no es forzoso sino asumido, y no es machista sino feminista. Sarna con gusto, ya saben.
  • 27. Pero hay espectáculos que se prohíben no por voluntad de las personas protagonistas sino porque hieren la sensibilidad del espectador. En Semana Santa se han prohibido flagelaciones y castigos de sangre que los penitentes asumían con gusto. Un reo desesperado no justifica la silla eléctrica.
  • 28. Ahora que niños y niñas occidentales hacen lo que quieren con su imagen, hay que ver lo castrante de un velo obligatorio, lo que supone en una muchacha la pérdida de coquetería de por vida: cambiar únicamente de pañuelo, como quien dice de corbata dentro de un traje siempre el mismo.
  • 29. Ese traje es símbolo de un paquete psicológico que simbólicamente tiene mucho de ablación. Afecta a todo: a códigos de familia, de noviazgo y de pareja, a ginecología y libertad sexual, a blusas y escotes, al deporte y a las clases de gimnasia, al baño en playas y piscinas, a quién mira y a quién deja de mirar, a su varón familiar. ¿Parece poco?
  • 30. Al no haberse sometido la inmigración a crítica, la crítica ha caído en extremos piadosos o integristas. Para la insoportable levedad del velo, el PSOE ha dejado correr el grifo de las mediocridades, salpimentadas de espíritu de oenegés y gotas de todoelmundoesbueno: un liberalismo parcial (que no aplican a la droga, por ejemplo), mucho individualismo insolidario, el frivolismo de las modas, y alguna resignación trasnochadamente femenina, sin que falte el canallismo hispánico.
  • 31. España no es Francia, nos dijeron. Si les gusta el velo, allá ellas.
  • 32. A todo esto, nadie cree que una vez dentro y en contacto con nuestra cultura, pedagogía y buenas prácticas emancipen a esas mujeres.
  • 33. Nadie cree tampoco que el velo sea factor de integración. Como se ve en París o Berlín, que llevan años recibiendo, y resultado añadido de la política y del urbanismo segregador de Francia y Alemania, la mano de obra árabe o islámica se sabe carne de explotación y salvo excepción nunca se integra.
  • 34. La alianza de civilizaciones funcionará con el jeque del petróleo o con el rey de Arabia Saudí. Con trabajadores y buscavidas, la alianza funcionará lo mismo que ha funcionado con nuestros hermanos de las Tres Mil Viviendas. Quienes nos venden el velo como seña de una civilización, con la que encima tenemos que dialogar, nos toman por idiotas.
  • 35. La crítica al tapadismo islámico debe ir paralela a críticas sobre nuestra cultura española. Machista, el "dos mujeres a la vez y no estar loco", lo cante Machín o Diego el Cigala. Peligro, "la maté porque era mía" y "volvería a hacerlo; son los celos", de Alaska y Dinarama.
  • 36. Pedir en nuestros espacios de libertades públicas un atuendo no sexista que no excluya ni discrimine a la mujer, es como la ‘debida compostura' que para entrar en templos y mezquitas piden párrocos e imanes.
  • 37. Clérigos y tapadores: háganse cuenta de que nuestro templo es el Estado.
  • 38. Cuando el varón que tapa a su mujer note un rechazo, pacífico pero generalizado; cuando el tapador pierda el orgullo y la tapada el miedo o el puntillo feminista, el mundo entero habrá ganado espacio y libertad.
  • 39. Mientras tanto, y ahora que se lleva el comercio justo, habría que hacer el vacío a tiendas o bazares multiprecios que a la mujer de casa tienen tapada. Y a voluntad de empresas y locales habría que dejar reservado el derecho de admisión de hombres tapadores y de mujeres tapadas.
  • 40. No es xenofobia, Paisa, es la estrategia del nudista contra el voyeur. Quien se deja mirar, mira. Si yo no puedo mirar a tu chica, cómo te atreves a mirar tú a la mía. Si por decencia la tuya va tapada, la mía, en camiseta y con el pelo al aire, te parecerá una puta. No la mires, Paisa.

O todos moras o todos cristianas.

 

__________________________

 

daniellebrato@hotmail.com, junio de 2007

webs: elWoman y elTendedero

 

 

CANCIÓN DE LAS TRES CULTURAS (dialoguillo)

 

-De tres culturas, alguna

señalándonos su libro

sagrado y que Dios lo dijo

querrá ser más que ninguna.

-Y de las tres, habrá dos

equivocadas del dios

se quiera o no verdadero.

-Si hay tres culturas que son

su historia y su religión,

será que no ha habido otras

culturas, laicos ni ateos.

-O nos toman por idiotas

tres culturas a la vez,

¿quién les ha dicho que tres

son los colores del cielo?

 

CANCIÓN DE LAS TRES ORILLAS (Axa, Fátima y Marién)

 

Tres orillas me enamoran

del Al-Garbe al Al-Jarafe,

de Triana hasta Al-Magreb.

Tres orillas me enamoran

con el sol que cada tarde

se mete en el coco: ven

Axa, Fátima y Marién.

Tres orillas que hay sembradas

de guardias y de alambradas

desde Sebta a Russadir.

Tres orillas que amanecen

con los hombres como peces

ateridos, hombres y

Axa, Fátima y Marién.

 

 

Si desde el principio no muestras quien eres,

nunca podrás después cuando quisieres

(Conde Lucanor)

 

 

daniellebrato@hotmail.com, junio de 2007

REFLEXIÓN DE GARZÓN SOBRE LA GUERRA DE IRAK

Los aniversarios se celebran o se quieren olvidar. Es curiosa la costumbre de celebrar el cumplimiento de las efemérides. Para mí, carecen de sentido, como no sea para hacer una reflexión sobre el objeto que con ellas se pretende recordar. El día de hoy, 20 de marzo, se cumplen cuatro años del inicio formal de la guerra de Irak. A instancias de Estados Unidos y Gran Bretaña y apoyado por España, entre otros países, dio comienzo uno de los episodios más sórdidos e injustificables de la historia de la humanidad recientes. Quebrantando todas las leyes internacionales, y, so pretexto de potenciar la lucha contra el terrorismo, se ha desarrollado, desde 2003, un ataque demoledor contra el Estado de derecho y la propia esencia de la Comunidad Internacional. En el camino, hechas jirones, quedaron instituciones como Naciones Unidas, que apenas se han recuperado todavía. Si enfocáramos la celebración de los aniversarios en el sentido apuntado, ahora mucho más que entonces -en vez de conmemorar el de la guerra de Irak- tendríamos que aterrarnos, gritar y manifestarnos, más que en aquel momento, contra la masacre actual, consecuencia de esta guerra. Porque entonces no sabíamos, aunque intuíamos lo que había detrás. Los ciudadanos no conocíamos, sólo nos imaginábamos que todo era una burda mentira. Ahora, sin embargo, sí sabemos, "incluido" el señor presidente del Gobierno español de la época, que, según ha reconocido recientemente, no existía causa para la guerra, aunque con gran frivolidad añadió la excusa de su falta de listeza para saberlo.

Como ciudadano, se me representa fundamental que el señor presidente haya, por fin, asumido su equivocación y que no sabía lo suficiente, porque si esto era así habría que preguntarle por qué no actuó como aconsejaba la prudencia, dando más margen a los inspectores de Naciones Unidas en vez de hacer lo contrario, con una fidelidad y sumisión totales al presidente Bush, aceptando la tesis más inverosímil, como a la postre se ha demostrado, y defendiendo lo que de antemano tenía decidido la Administración norteamericana. Asimismo, debería explicar por qué se prestó, junto con unos cuantos líderes más, para dar cobertura y coartada a esta acción ilegal. Probablemente, sin esta cooperación o apoyo, o incluso con la acción en contra, la decisión podría haberse cambiado o retrasado.

Nunca lo sabremos.

Por ello, la acción de los que acompañaron en la guerra contra Irak al presidente de los Estados Unidos tienen tanta o más responsabilidad que éste, porque a pesar de las dudas y a pesar de tener información sesgada, se pusieron en las manos del agresor para consumar una innoble acción de muerte y destrucción que aún continúa. Creo que ha llegado el momento de hacer una reflexión seria y detenida sobre lo sucedido y lo que está ocurriendo en Irak, en una doble dirección. Por una parte, debería profundizarse sobre la eventual responsabilidad penal de quienes son o fueron responsables de esta guerra y si existen indicios bastantes para exigirles dicha responsabilidad. Para muchos se tratará de una mera responsabilidad política, pero comienzan a aflorar acciones judiciales en EE UU, como se ha demostrado con la condena de uno de los colaboradores del vicepresidente Cheney, que apuntan en la otra dirección. Seiscientos cincuenta mil muertos son un argumento suficiente para que esa investigación o indagación se aborde sin más dilación. Por otra parte, y sin incidir en las culpas pero sin olvidar quienes fueron los responsables del inicio de esta ceremonia de horror y terror, debemos centrar nuestro análisis en un hecho incontestable, reconocido hoy día a todos los niveles: la acción bélica norteamericana, y la de los que la siguieron, ha determinado o cuando menos ha contribuido a la creación, desarrollo y consolidación del mayor de los campos de entrenamiento de terroristas en el mundo, con espacio, tiempo y medios más que suficientes para preparar a los más avezados terroristas. Ahora, los terroristas de Al Qaeda tienen un escenario idóneo para prepararse hasta que llegue el momento en el que estratégicamente les interese ampliar el radio de operaciones hacia su enemigo ancestral en Occidente. De una u otra forma, con una inconsciencia terrible, hemos estado y estamos contribuyendo a que el monstruo crezca cada vez más y se haga a cada instante más fuerte y, probablemente, invencible. La organización terrorista Al Qaeda, o las redes que como hidras han ido naciendo, creciendo y fortaleciéndose, a la vez que entretejiéndose en diferentes partes de mundo, nos acecha y espera a la vuelta de la esquina. Mientras tanto, ante nosotros nuestros líderes andan enzarzados en otras batallas o contiendas que, presumen, les pueden dar mejores réditos electorales. Europa, y España en particular, se encuentran en la encrucijada de poner en práctica lo que han aprendido tan dolorosamente en estos últimos años, y no estoy seguro de que se esté haciendo todo lo necesario. Por de pronto, el consenso en materia de terrorismo es básico, algo que parece hoy inalcanzable, pero aún lo es más el convencimiento de que se pueden afrontar los retos pendientes como, de una vez por todas, disponer la dotación de medios modernos humanos y materiales, la preparación y especialización de los cuerpos de inteligencia y de seguridad, la coordinación de los mismos -generando un espacio común en el que la solidaridad y confianza reine-, el fortalecimiento de la coordinación judicial, y tantos otros que se podrían enumerar, para adelantarnos a las intenciones de aquellas redes que antes o después -quizás nunca dejaron de hacerlo- vuelvan a poner sus ojos sobre nosotros.

Unos ojos que miran más próximos desde sus nuevas bases del Magreb y del Sahel, con
objetivos cada vez más concretos y más cargados de odio y de rencor porque se consideran injustamente masacrados en Irak. En este tiempo, no lejano, España y Europa estarán al alcance de cualquier bomba o acción terrorista, y entonces será demasiado tarde. Es ahora, pues, cuando se tienen que hacer las cosas y no luego, cuando ya no tengan remedio, otra vez. La indiferencia puede convertirse, de nuevo, en la invitada inoportuna y adueñarse de las mentes para adormecer nuestras conciencias con cortinas de humo que nos alejan de los problemas y riesgos reales del terrorismo, de cualquier terrorismo. Sólo la ley y el Estado de derecho nos hará combatir al monstruo antes de que nos devore y nos permitirá realizarlo sin ninguna concesión a los "espacios sin derecho" que nada bueno han aportado a la seguridad del mundo actual. Lo cierto es que se puede conseguir si nos esforzamos todos. Éstas serían unas buenas razones para celebrar el aniversario de la guerra de Irak.

OS SEN VOZ DE GALICIA

OS SEN VOZ DE GALICIA

Tod@s as Asociacións socioculturais que nos agrupamos baixo a denominación de OS SEN VOZ  compartimos un profundísimo malestar pola deriva que hai tempo ven mantendo A VOZ DE GALICIA. Somos conscientes da importancia que este grupo de comunicación ten na conformación da opinión pública galega, e dende a nosa condición cidadá entendemos que é necesaria unha profunda rectificación na liña editorial deste grupo no que atinxe alomenos á bisbarra de Ferrol.      

A nosa condición cidadá  a vimos amosando dende hai anos , pois a meirande parte de nós ten unha dilatada experiencia de traballo nos movementos sociais, e xa que logo, na vida pública da nosa bisbarra. No noso traballo social constatamos que a empresa de comunicación que é A VOZ DE GALICIA amosa unha predisposición digna de mellor causa a ignorar ou deformar a realidade social na que nos vivimos e as propostas do carácter que sexan que temos lanzado.    

Estamos decididos a exercer os dereitos de cidadanía que a constitución nos recoñece e que resultan en dereito e moralidade moi superiores o dereito/práctica  de gañar cartos conculcando dous principios básicos xa non da profesión periodística, senón da vida social democrática: a veracidade e a pluralidade.     

O relatorio de problemáticas e informacións, de conflitos sociais xerados na vida social, económica, política e cultural da cal somos parte e que  A  VOZ DE GALICIA manipula  ou silenza resulta esgotador; sirvan algúns dos máis relevantes, sen ánimo de exhaustividade: ¡¡ PLANTA DE GAS !! de Reganosa, Fraga de Menáncaro, vivendas de Recimil,  o relativo a José Couso, a cuestión do EDIFICIO  da Praza de España - Porta Nova , os sucesivos conflitos laborais, o polígono industrial de Brión, Praza de Sartaña, o convenio con defensa e a non residencia universitaria... Nós queremos ser claros mais non inxenuos: recoñecemos a filiación desta sistemática de desinformación, silenzos e exclusións  practicada polo grupo A VOZ DE GALICIA,  pois non en van nunha manchea de temas aparece a pantasma de poderosos intereses económicos e redes relacionadas  entre poderosos que conforman unha trama de intereses espurios, que nós como cidadanía comprometida temos a obriga de denunciar.     

Nesta sociedade da globalización capitalista o impacto dos medios de comunicación acada unha grande importancia, quizais máis que noutrora. Os grandes medios de comunicación de masas son antes que nada empresas que teñen como obxectivo gañar cartos e deste imperativo despréndese o corolario que fai que tendan a soster ideoloxicamente a orde social que lles permite reproducirse como empresas. Somos sabedores de que o grupo A VOZ DE GALICIA é unha empresa privada, mais pensamos que non todo vale nesa dinámica, que hai valores que cómpre preservar, sinaladamente dous: VERACIDADE, PLURALIDADE : Sen ambolosdous comprométese de xeito irremediable a calidade da información, reducida entón a pobre condición de mera mercadoría.    

Distinguimos e queremos preservar da nosa crítica aos traballador@s do grupo, abnegad@s profesionais dunha profesión que ten unha enorme precariedade laboral; paradoxos da globalización capitalista, que exalta a información e lastima  as condicións de traballo d@s que a producen.    

O noso fondo malestar crítico, racional, pode condensarse  nunha triplo  demanda de rectificación da praxe do grupo A VOZ DE GALICIA: como cidadanía crítica, informada, demandamos que sexan respectados os criterios de veracidade e pluralidade inherentes a unha praxe informativa honrada. 

DEMANDAMOS O CESAMENTO DO ACTUAL DELEGADO DA VOZ EN FERROL, BAIXO O CAL TEÑENSE ACENTUADO OS PEORES RASGOS DE SECTARISMO INFORMATIVO E DE ATAQUES Á PLURALIDADE SOCIAL E POLITICA. DEMANDAMOS Á RENUNCIA DO PRESIDENTE DA VOZ DE GALICIA A DISTINCION QUE O FARIA – FILLO ADOPTIVO DA CIDADE DE FERROL-, POR CANTO ENTENDEMOS QUE HOGANO CARECE DO NECESARIO CONSENSO SOCIAL PARA SER MERECENTE DE TAL  HONRA. 

En Ferrol , a 20 de Marzo de 2007.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

ANIVERSARIO DA GUERRA DE IRAQ

Fai dous días ven de celebrarse o tráxico aniversario do comezo da interminable guerra de Iraq. Creo que ben merece una reflexión. Durante a última guerra mundial os xudeus foron víctimas dunha masacre sen precedentes na historia: o chamado holocausto. ¡Incualificable!. Por elo, e dende entón, todo o mundo está a pagar por aquela débeda, case como si todos tiveramos mala conciencia. ¡Coidado con falar mal dos xudeus!. Esto semella darlles certa “patente de corso”: incumprir resolucións das nacións unidas, masacrar os palestinos, forzar indemnizacións dalgúns gobernos europeos, forzar para que nalgúns países da UE poidas ser encarcerado por negar o holocausto, etc., etc., etc. É como si houbera dúas varas de medir. A uns consíntelles todo, mesmo matar, a outros nin siquera sobrevivir. Eu non me sinto responsable do que fixeron outros, que tal vez poidan ter “mala conciencia” e por iso síntome na liberdade de expresar a miña opinión.

Creo que o chamado “eixo do mal” está mal definido, porque non podemos “legalizar”, non se sabe que escuros intereses, en aras de liberar a humanidade. Entendo que o mal definido "eixo do mal" o integran aqueles países que se opoñen a ser controlados polos EEUU e que atentan contra seus intereses económicos e poderío militar.

Nós, a grande maioría ata o de agora silenciosa, o que queremos é un mundo máis xusto, sen guerras preventivas, sen terrorismo, sen globalización económica, cun reparto de riqueza máis equitativo, no que se preserve o medio ambiente coma un ben común, un mundo con auga para todos, un mundo sen fame e sen transxénicos , ..... nunha palabra “UN MUNDO NO QUE PREVALEZA A XUSTIZA CON MAIUSCULAS”. Ata os menos lidos saben que a violencia xera máis violencia, por iso cada día hai máis terrorismo, máis desigualdades sociais, mesmo nos países ditos “socialistas”. Temos que acostúmanos a chamar as cousas polo seu nome, sen rubor nin pudor algún.

Volvendo ao tema da guerra de Iraq: ¿como se debe chamar a unha Guerra, "preventiva” que en tan só catro anos deixou máis de UN MILLÓN DE MORTOS”? . ¿Non son crimes contra a humanidade?. Énchenos de ledicia a noticia de que tal vez o Tribunal Internacional de la Haya xulgue a Bush e a Blair. Esperemos que se confirme. Pero, ¿e Aznar?.¿Non quería sair na foto? ¿ou é que agora prefire desmarcarse dos seus amigos, e adicarse a fórmula 1?. A humanidade, que pasa por un dos seus peores momentos, non pode permitirse o luxo de perder a oportunidade histórica de xulgar aos verdadeiros culpables de tanta guerra, de tanto terrorismo, de tanta inxusticia social. Tan soo así creremos na xustiza, pensaremos que hai futuro e que merece a pena seguir loitando.

EN DEFENSA DO ESTADO DE DEREITO E DA CONVIVIENCIA DEMOCRÁTICA

Aínda non ben recuperados do horror que nos produciu a actitude das hordas do PP (senadores dende logo non parecían) na comparecencia do Presidente do Goberno no Senado o pasado día 7, para explicar a decisión de aplicarlle a prisión atenuada ao terrorista De Juana Chaos, contemplamos con auténtico estupor os berros enardecidos de "Arriba España" (non "Viva España", senón "Arriba España", como cando Franco) proferidos polo líder da oposición deste estado aínda democrático ao remate da manifestación convocada onte, domingo, en Madrid polo PP.
Queremos manifestar a nosa total repulsa diante de tales actitudes e, dado o cariz envelenado que se palpa claramente nestes últimos acontecementos, convidamos a todas cantas persoas compartan a mesma preocupación a que así o manifesten por calquera medio que teñan ao seu alcance. Non se trata de defender ningún partido en concreto, senón de saírmos ao paso destes comportamentos fascistoides da dereita declarándonos totalmente a favor do estado de dereito e da convivencia democrática que tanto custou construir.
Un saúdo e non quedemos calados,
Enrique Banet & Mabel Rivera (Santiago de Compostela).

El anticomunismo hundió las torres gemelas

Yo he sido siempre comunista (de común, de comunidad, de comuneros). Común es pagar en común las cuentas de la cerveza. Comunista es compartir en común la familia, los amigos, las horas malas. Comunista es la cama redonda y la pareja de siempre. El matrimonio es comunista si está compensado entre dos iguales.

Si no fuera comunista, qué sería yo. ¿Capitalista que elogie las virtudes del beneficio y de la explotación? El capitalismo ya me envuelve y me determina, ya sucede sin mí. No querrán encima que además yo lo agrande con mis opiniones. Si no fuera comunista, qué sería yo, ¿individualista? ¿Que tú pagues la cuenta y yo me haga el despistado? El individualismo ya está bien protegido y mimado por la sociedad en que vivo. Ya soy yo por mí lo bastante individualista como para encima hacer de mi individuo un icono, una creencia.

Comunista incluye nacionalización y socialización.

Nacionalización la tengo, vivo en ella: soy funcionario, para la nación trabajo y me parece envidiable y doy gracias por no tener jefes capitalistas sino estatalistas, que dentro de lo que cabe, y cabe mucho, me explotan menos.

Socialización no la tengo pero la quiero. No me importaría que ciertas cosas como el suelo o la energía fueran socializadas. No sé en qué me beneficia que hay Repsol por un lado y Campsa por otro. No me parece mejor ahora Telefónica, que no es monopolio estatal en sentido estricto, que antes, que sí lo era. No creo que derechos de herencia de tiempos medievales y malvados justifiquen en este siglo los latifundios de la duquesa y la miseria de los santos inocentes.

La riqueza es como la energía: ni aumenta ni disminuye, simplemente se reparte. Comunista sería repartir.

Por supuesto soy pacífico y democrático pero crecí estigmatizado por guerras frías y bloques que dejaron entre los míos un anticomunismo bestial. Ahora digo comunista tan normal, antes tenía que ocultarlo, pero no por miedo a la policía franquista, por miedo a mis amigos. Me querían echar del mundo bueno y lanzarme tras esos muros de Berlín y de vergüenza que no tenían nada que ver con nuestra amistad ni con nuestra nobleza.

Ahora, caído el Muro, el anticomunismo pervive. Tesis y artículos proclaman que el marxismo ha muerto. Porca miseria. No quieren matar a Marx, quieren matar que se hable de clases, de clases que luchan, claro: yo empresario me quiero quedar lo que tú el obrero también te quieres quedar. Nos ha jodido. ¿Eso no es lucha? Es y no es, dice el pensamiento para lelos. Tú trabaja, trabaja, hijo, y ya verás cómo llegas y sales adelante. Ese es el mundo plato llano que quiere el Imperio.

Pero el Imperio para terminar siendo el único, tuvo que arruinar al otro bloque. A la antigua Soviética. La caída del Muro que ingenuamente celebran muchos. Para esa guerra fría Estados Unidos y sus aliados invirtieronen en islamismo. La vida de Bin Laden, criatura de la Cía, habla por sí sola. Y ahí están los ayatolas. Esos países que iban a una laicización de costumbres, a una indudable occidentalización, de pronto empezaron a estar en manos de viejos y puretas, integristas que devolvieron a las mujeres a su casa.

¿Quién subió a estos imanes, clérigos antisocialistas, sí, pero anticapitalistas también?

Estados Unidos al financiar el extremismo islámico contra Soviética le fue dando forma a un monstruo que se le fue de las manos. Bien estaba Frankestein mientras obedecía órdenes de su amo. Mal estuvo que Frankestein se revolviera y mordiera la mano que le daba de comer.

Ese anticomunismo hundió las torres gemelas. Quién, cómo y cuándo, lo demás son circunstancias.

daniellebrato, 2102.07

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres