Blogia
CIUDADAN@S CABREAD@S, denunciando al sistema.

INVENTARIO DE PERPLEJIDADES

Artículo publicado en el periódico "LA OPINION", de A Coruña y firmado por José Manuel Ponte

Como no veo habitualmente la televisión (excepción hecha de alguna competición deportiva o de algún acontecimiento notable) tuvo que avisarme por teléfono un sobrino mío que vive en Madrid de la emisión de un programa especial sobre la construcción de la planta de gas de Reganosa en el interior de la ría de Ferrol. Él sabe que yo había escrito algunos artículos sobre esa barbaridad (que no se autorizaría en ninguna otra parte del mundo) y pensó que quizás fuese de mi interés seguir la emisión del reportaje. Lo cierto es que estuvo bien hecho, se explicó el asunto con claridad, y, cosa excepcional, se dio amplio espacio a los opositores al proyecto que tuvieron ocasión de exponer sus objeciones sin ninguna clase de censura. Es una novedad, porque todo el proceso de planeamiento y construcción de esa planta ha estado rodeado de un espeso muro de silencio (político y mediático) que impidió a la opinión pública enterarse del peligro que representa para los habitantes de la comarca, así como de los escasos beneficios económicos y medioambientales que les reportará en el futuro. Cualquier persona que haya visto el reportaje, sin tener antecedentes del caso, se estará preguntando cómo es posible que una industria considerada de riesgo pueda haber sido instalada en el interior de una ría con una salida angosta y condicionada por las mareas, a dos pasos de instalaciones navales de guerra que son objetivo militar, y frente por frente a un conjunto de núcleos urbanos que pasa de los cien mil habitantes. Y todo eso mientras se está terminando de construir en la boca de la misma ría un puerto exterior para sacar hacia fuera los tráficos marítimos considerados peligrosos. Precisamente en el mismo lugar donde en principio estaba proyectado ubicar la planta de gas. Pero, aún se quedaría más estupefacto ese hipotético telespectador si supiese los entresijos políticos, administrativos y económicos que hicieron viable ese proyecto disparatado. Desde la transformación milagrosa de una concesión administrativa de terrenos para una industria forestal en una concesión para una empresa gasista, hasta el reconocimiento de la validez de una "declaración de impacto ambiental" hecha por la misma Reganosa, cuando correspondía hacerla a la Xunta de Galicia, que por cierto es también accionista de la sociedad concesionaria. Por no hablar del cese fulminante de todas las autoridades que se opusieron al proyecto, empezando por un almirante jefe de la zona marítima del Cantábrico y concluyendo por un jefe de la autoridad portuaria. Nada de esto salió a la luz en los medios porque el interés de los promotores estuvo siempre por encima del interés general y como muy bien dijo el señor Tojeiro, principal impulsor del proyecto: "Somos empresarios, tenemos nuestros criterios y no podemos esperar". Y tenía razón. La política de hechos consumados y la clandestinidad de las decisiones han triunfado una vez más, y ahora ni tribunales ni buenos argumentos podrán derribar lo ya construido, salvo catástrofe. El reportaje de la televisión fue una oportunidad gentilmente ofrecida a los opositores para despacharse a gusto. Si se la hubieran dado antes podría haber peligro de reacción social...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

furúnculo -

En cuanto E.O.N. vea que un incidente en la ría de Ferrol o en la chapuza del gasoducto le puede "tirar" su cotización en la bolsa, se acabó la diversión.

dana -

No han triunfado. Tienen una licencia para pruebas de tres meses y nada más. El derecho de pernada tiene los dias contados. Los muros de silencio se han derrumbado.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres